ACME Barcelona

Asociación Cannábica Medicinal Elite

   feb 02

La marihuana busca un estatus legal

Hace 20 años, a una funcionaria española partidaria de que se dejaran de prohibir las drogas se le ocurrió plantear, en una reunión en la ONU, “alguna opción más humana” para luchar contra la lacra del tráfico de estupefacientes. Automáticamente un diplomático se la llevó aparte. “Aquí estas cosas no se dicen ni en el cuarto de baño”, le espetó. Hoy, la misma funcionaria explica que dentro de la ONU ya circulan documentos internos que reconocen el fracaso de la prohibición para luchar contra estas sustancias.1389473302_854284_1389474474_noticia_normal

El tabú se va esfumando. A nadie le parece ya una locura plantear la lucha contra las drogas (sobre todo cannabis) de una manera distinta de la empleada durante los últimos 50 años, desde que se aprobara en 1961 la Convención Única sobre Estupefacientes en la sede de la ONUen Nueva York. El perfil de los defensores de un cambio global también ha evolucionado. Al consumidor habitual y de izquierdas que acudía a las manifestaciones a favor de la marihuana hace unos años se le han unido una ristra de personajes ilustres: desde premios Nobel como Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez hasta el exsecretario de la ONUK ofi Annan, pasando por numerosos exmandatarios, alcaldes de grandes ciudades, actuales presidentes de países de América Latina o el ex secretario general de la OTAN Javier Solana. Plantear que los beneficios de la prohibición no han superado los costes ya no sorprende a nadie. “Lo más importante es que se ha legalizado el debate”, explica Xabier Arana, investigador del Instituto Vasco de Criminología. “Antes en el sector prohibicionista te decían que ni siquiera la hipótesis era válida. Ahora como mínimo ya te preguntan cómo se podría llevar a cabo”.

Un caso como el de Ámsterdam ha dejado de ser una excepción mundial, y la ola de países, ciudades y regiones que abogan por descriminalizar o incluso legalizar el consumo de marihuana se extiende por el mundo a un ritmo imparable. Una experiencia tan utópica hace unos años como el caso de Uruguay, donde el propio Gobierno se encargará de controlar la producción, distribución y venta de marihuana, es hoy una realidad y se sigue muy de cerca por todos los países del mundo, especialmente los de América Latina, donde la lucha contra la droga deja decenas de miles de muertos cada año.

Estados Unidos es uno de los mejores ejemplos del cambio global en la percepción del cannabis. En la cuna de la prohibición, donde se declaró en 1971 la “guerra mundial contra la droga”, ya hay 21 Estados en los que se permite la marihuana medicinal y en algunos, como California, la línea que separa el consumo terapéutico del recreativo es harto difusa. Colorado y Washington han ido más allá y en el primero ya se permite cultivar hasta seis plantas en casa y vender legalmente hasta 28 gramos de marihuana para uso recreativo. En Washington se permitirá este 2014. En la última encuesta Gallup sobre la legalización del cannabis, un 58% de los estadounidenses se manifestó a favor. La primera vez que se preguntó sobre el tema en la misma encuesta, en 1961, solo un 12% apoyaba la idea. El cambio de opinión se ha producido, además, a un ritmo de vértigo: un tercio de los que apoyan ahora la legalización se manifestó en contra hace tan solo tres años.

Ver artículo competo… 

POL PAREJA – El País –  Barcelona 11 ENE 2014

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.