ACME Barcelona

Asociación Cannábica Medicinal Elite

   feb 13

Medicina aborda la utilidad terapéutica de los compuestos derivados del cannabis

91-500x330Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid, ha incidido en la Facultad de Medicina de la Universidad2 de Castilla-La Mancha (UCLM) cómo actúan en el organismo los compuestos derivados del cannabis –los llamados cannabinoides-.

Durante su conferencia ‘Control de la supervivencia celular por receptores cannabinoides’, ha señalado cuál podría ser la utilidad de estos compuestos en los terrenos de la oncología y la neurodegeneración. Su trabajo ha permitido caracterizar nuevos mecanismos de acción y efectos de los cannabinoides y sugerir nuevas implicaciones fisiopatológicas derivadas de ellos.

Este ponencia forma parte del IV ciclo de seminarios sobre ‘Avances en Biomedicina’ organizados de la Facultad de Medicina de la Universidad regional.

Posted by: cannabiscultura in Cannabis Medicinal


   feb 12

CiU i ERC negocien al Parlament la regulació del cànnabis

Una moció dels republicans que insta al Govern a tancar en quatre mesos la regularització legal del sector es debatrà dijous a la cambra.

576_1328689468_porro_1En plena voràgine de detencions per plantacions de marihuana a tot Catalunya, el Parlament de Catalunya debatrà aquesta setmana sobre la regulació del cànnabis. A través d’una moció d’ERC, defensada per la diputada Gemma Calvet, es busca fixar un termini de quatre mesos per tal de regular  les associacions de cànnabis per afavorir-ne el control i evitar el tràfic d’aquesta substància i les organitzacions criminals que s’hi relacionen.

De moment, CiU i ERC continuen negociant per consensuar un text que s’adopti a les passes donades fins ara pel departament de Salut.  De fet, aquest dilluns a la tarda a la reunió habitual entre les dues formacions i Govern va servir per comprometre’s a consensuar aquesta moció que busca posar els punts sobre les is en una qüestió recurrent en el debat social de Catalunya. La idea és tancar un text amb el màxim suport de forces parlamentàries abans de dijous.

Una llarga història

En aquest sentit, des de CiU i el Govern recorden que el 23 de maig del 2012 van presentar davant de la Comissió de Política de Salut del Parlament de Catalunya la situació de partida i va sol·licitar el suport per treballar una proposta de regulació i de bones pràctiques de cànnabis.

A més, es va crear una comissió i es va obrir un diàleg organitzat amb el sector, liderat per les dues federacions més representatives, la Federació d’Usuaris de Cànnabis de Catalunya i la Federació d’Associacions Cannàbiques Autoregulades de Catalunya.

300 clubs i més controls

Ara, la moció que es debatrà segurament dijous només busca treure la son de les orelles al Govern per tal de regular el més aviat possible  l’activitat que duen a terme els 300 clubs socials o associacions de cànnabis que estima que hi ha a Catalunya i mirar d’analitzar una proposta “consensuada” amb tots els partits per regular aquesta activitat, que desperta certa polèmica.

Per això el Govern vol marcar tres premisses bàsiques per a una regulació del sector. En primer terme portar a terme una tasca de vigilància, cura, prevenció de riscos i reducció de danys. En segon lloc, evitar el mercat negre i en tercer terme establir un “model restrictiu” de clubs.

Fuente: Nació Digital. Q.Sallés. 11/02/2014


   feb 08

Cultivo de cannabis para principiantes en los huertos de Uruguay

1391101503_554233_noticia_foto1_normal_0Entre semillas, esquejes, tiestos y sustratos, aficionados al cannabis en Uruguay han comenzado a recibir sus primeras clases sobre el cultivo de esta planta en los huertos uruguayos, una iniciativa particular derivada del plan oficial que regula la producción y venta de esta droga. Conceptos antes poco familiares como el del “fotoperíodo”, técnicas agrícolas como la de los plaguicidas biológicos o enfermedades como la botritis se instalaron entre las nuevas preocupaciones de los alumnos que quieren aprender a producir su propia marihuana.

Desde la germinación hasta el cortado y secado de las flores para su posterior consumo, pasando por la definición del sexo de la planta, la fertilización, o las posibles plagas que puedan amenazarla, los cursos recorren todos los momentos vitales del cannabis, indicó a Efe Antonella, responsable de uno de los talleres. “Quien cultiva se está conectando también con la naturaleza, aunque lo haga dentro de un ropero”, recalcó la plantadora, optó por no dar su apellido.

El curso, organizado por la Federación Nacional de Cannabicultores de Uruguay, proporciona además una formación en la reducción de daños para el consumidor de marihuana.

Ver artículo completo

Fuente: El País


   feb 02

La marihuana busca un estatus legal

Hace 20 años, a una funcionaria española partidaria de que se dejaran de prohibir las drogas se le ocurrió plantear, en una reunión en la ONU, “alguna opción más humana” para luchar contra la lacra del tráfico de estupefacientes. Automáticamente un diplomático se la llevó aparte. “Aquí estas cosas no se dicen ni en el cuarto de baño”, le espetó. Hoy, la misma funcionaria explica que dentro de la ONU ya circulan documentos internos que reconocen el fracaso de la prohibición para luchar contra estas sustancias.1389473302_854284_1389474474_noticia_normal

El tabú se va esfumando. A nadie le parece ya una locura plantear la lucha contra las drogas (sobre todo cannabis) de una manera distinta de la empleada durante los últimos 50 años, desde que se aprobara en 1961 la Convención Única sobre Estupefacientes en la sede de la ONUen Nueva York. El perfil de los defensores de un cambio global también ha evolucionado. Al consumidor habitual y de izquierdas que acudía a las manifestaciones a favor de la marihuana hace unos años se le han unido una ristra de personajes ilustres: desde premios Nobel como Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez hasta el exsecretario de la ONUK ofi Annan, pasando por numerosos exmandatarios, alcaldes de grandes ciudades, actuales presidentes de países de América Latina o el ex secretario general de la OTAN Javier Solana. Plantear que los beneficios de la prohibición no han superado los costes ya no sorprende a nadie. “Lo más importante es que se ha legalizado el debate”, explica Xabier Arana, investigador del Instituto Vasco de Criminología. “Antes en el sector prohibicionista te decían que ni siquiera la hipótesis era válida. Ahora como mínimo ya te preguntan cómo se podría llevar a cabo”.

Un caso como el de Ámsterdam ha dejado de ser una excepción mundial, y la ola de países, ciudades y regiones que abogan por descriminalizar o incluso legalizar el consumo de marihuana se extiende por el mundo a un ritmo imparable. Una experiencia tan utópica hace unos años como el caso de Uruguay, donde el propio Gobierno se encargará de controlar la producción, distribución y venta de marihuana, es hoy una realidad y se sigue muy de cerca por todos los países del mundo, especialmente los de América Latina, donde la lucha contra la droga deja decenas de miles de muertos cada año.

Estados Unidos es uno de los mejores ejemplos del cambio global en la percepción del cannabis. En la cuna de la prohibición, donde se declaró en 1971 la “guerra mundial contra la droga”, ya hay 21 Estados en los que se permite la marihuana medicinal y en algunos, como California, la línea que separa el consumo terapéutico del recreativo es harto difusa. Colorado y Washington han ido más allá y en el primero ya se permite cultivar hasta seis plantas en casa y vender legalmente hasta 28 gramos de marihuana para uso recreativo. En Washington se permitirá este 2014. En la última encuesta Gallup sobre la legalización del cannabis, un 58% de los estadounidenses se manifestó a favor. La primera vez que se preguntó sobre el tema en la misma encuesta, en 1961, solo un 12% apoyaba la idea. El cambio de opinión se ha producido, además, a un ritmo de vértigo: un tercio de los que apoyan ahora la legalización se manifestó en contra hace tan solo tres años.

Ver artículo competo… 

POL PAREJA – El País –  Barcelona 11 ENE 2014

   ene 21

GRAN INAUGURACIÓN DE ACME BARCELONA

ACME Barcelona Asociación Cannábica Medicial Elite

El Grafitti de ACME Barcelona

ACME inicia su viaje y quiere compartirlo con todos vosotros.

Empezamos nuestro camino con una especial y gran inauguración en la que nos acompañará el monologuista Andreu Casanova.

Entre pica pica y muchos brindis, seguiremos esta velada con con otro invitado especial, DJ Warm Water.

Os esperamos el próximo Sábado, día 25 de enero, con todas estas sorpresas y muchas más,…  ¿¿Os lo vais a perder?

Nos encontrareis en la Calle Bordeus, 15 Bajos. 08029 Barcelona.

Ver ACME BARCELONA en el Mapa


   ene 20

El ‘boom’ de clubs de cannabis atrae el turismo del porro a Barcelona

Barcelona es la nueva Ámsterdam”. La capital catalana se vende en numerosas páginas  referencia en el mundo del cannabis como un lugar en el que es fácil y barato adquirir marihuana a través de los clubs que desde hace dos años han crecido de manera espectacular en la ciudad y que el Ayuntamiento barcelonés está investigando y quiere regular. El vacío legal existente en España sobre las asociaciones de cannabis ha provocado que éstas aumenten de forma importante en los últimos años y está favoreciendo que ciudades como Barcelona (que aglutina 200 clubs, casi la mitad de todos los que hay en España) se estén volviendo una referencia mundial en el turismo del porro.

Planta-de-cannabis_54306755582_51347059679_342_226Varias páginas web promocionan la capital catalana como un lugar amable y permisivo con el cannabis en el que los visitantes tienen facilidades para acceder a algunos locales y conseguir marihuana, a pesar de que las normas de acceso a estos clubs son, a priori, restrictivas porque requieren que un socio amigo avale la entrada. Algunas de las asociaciones que señalan estas páginas niegan que estén participando en estas prácticas aunque reconocen que están investigando si alguno de sus socios está facilitando la entrada de Erasmus o turistas a la asociación a cambio de una contraprestación económica. También federaciones como CatFAC reconocen que “es muy probable” que se esté dando esta práctica que atribuyen al vacío legal y al hecho de que muchos de estos locales no tienen una reglamentación clara ni pertenecen a ninguna federación y, por tanto, se desconoce la función que desarrollan. Por eso piden que se ponga en marcha una regulación para evitar ésta y otras malas prácticas, como la competencia desleal a los bares.

Webs que publicitan el turismo de ‘canuto’
Algunas páginas web especializadas en el ámbito como WeBeHigh o Greenline hace tiempo que publicitan la ciudad de Barcelona como un lugar en el que el acceso al cannabis es algo sencillo. Y no solo Barcelona, España en general se vende como un destino abierto al consumo. WeBeHigh, con quién ha intentado contactar este medio sin obtener respuesta, incluso ofrece tours por la capital catalana y otras ciudades del mundo e información para poder entrar en algunos de los 200 clubs que actualmente tiene contabilizados Barcelona y a los que, en principio, solo se puede acceder si otro socio amigo facilita la entrada. Eso sí, pagando la cuota.

Los tours consisten en visitar varios clubs de diversos puntos de la ciudad y en algunos casos finalizan con una visita al museo del cannabis que hace un año y medio que se inauguró en Ciutat Vella o en una discoteca. Así, según ha podido comprobar este diario, un tour por cuatro locales asciende a unos 100 euros en concepto de “membresía” (es decir, los visitantes se hacen socios de todos los clubs). El portal presenta la ciudad como un lugar en el que existen “un montón de coffee shops” (término que las asociaciones cannabicas rechazan) en la que prácticamente “se puede fumar en todas partes” y con una liberalidad similar a la de San Francisco o Ámsterdam.

La encargada de la web en la ciudad también difunde en su cuenta de la red social twitter noticias que venden Barcelona como el nuevo Ámsterdam o rankings que sitúan España como el segundo mejor lugar en el que fumar solo por detrás de Uruguay (país que ha legalizado recientemente la sustancia) y por delante del paraíso por excelencia de los coffee shops: Ámsterdam. A modo de apunte, la ciudad holandesa tiene prácticamente el mismo número de coffee shops que clubs cannabicos hay contabilizados en Barcelona.

Otra muestra de que la capital catalana se ha convertido en referencia en el ámbito de la marihuana se podría ver el próximo febrero, mes para el que el London Cannabis Clubs está organizando una expedición hacia Barcelona que abiertamente ofrece a sus usuarios la posibilidad de hacerse socios de algunos de los clubs de la capital catalana para tener acceso a “hierbas fantásticas”.

Investigando posibles irregularidades

RDM es uno de los clubs barceloneses que algunos portales señalan como uno de los locales que se prestaría a permitir la entrada de turistas a pesar de que para poder acceder se requiere de un padrino. Este club, situado en la calle Bailèn, ha negado a LaVanguardia.com estar participando en estas prácticas que, por otro lado, son “ilegales”, explica su presidente, Enric Peris, aunque reconoce que está investigando si algún socio, a título personal, está facilitando la entrada al club a estudiantes Erasmus u otros turistas a cambio de “dinero” y dando acceso al circuito cerrado de socios que permite retirar marihuana y consumirla en el propio local.

Enric Peris detalla que el club, que inició el papeleo para fundarse hace unos dos años pero que hasta hace menos de uno no abrió sus puertas, cuenta con 2.800 socios pero que solo unos 400 son activos (es decir, frecuentan el local al menos una vez al mes) y reconoce que es difícil controlar lo que hacen todos sus socios.

Jaume Xaus portavoz de la Federació d’Usuaris de Cànnabis de Catalunya (CatFAC) admite que “es muy probable” que haya páginas web que “estén promocionando las asociaciones cannabicas en Barcelona” y “moviendo turistas”. Xaus explica que Barcelona es una “ciudad muy especial y cosmopolita en la que hay una tradición de consumo importante” y que una falta de “normas claras” por parte de la administración ha llevado a un vacío legal. El portavoz señala que de las 500 asociaciones cannábicas existentes en España 300 están en Catalunya (200 de ellas en la capital catalana) pero que únicamente 50 pertenecen a alguna federación y que de las otras 250 “no se sabe nada”, no tienen criterios de actuación y “tienden a ser más opacas”. Por eso urge a una regulación “restrictiva” que garantice que los clubes cumplan con todos los requisitos de malas prácticas y que “no choque con el ocio nocturno”.

¿Cómo funcionan los clubs cannábicos?

Las asociaciones cannábicas se amparan en el derecho al autocultivo porque en España llevarlo a cabo para un círculo privado de usuarios no es un delito penal, mientras que sí está tipificado como delito si se produce para terceras personas o para lucrarse, explican Jaume Xaus, portavoz de CatFAC y Albert Tió, vocal de FedCAT. Ambos representantes admiten “descontrol” en el ámbito de los clubs y que con una regulación “algunos no sobrevivirían”. Así, los clubs se asocian en un grupo cerrado al que solo se puede acceder con el aval de otro socio y el candidato debe tener un mínimo de 21 años, detalla Tió.

Aunque estas normas únicamente parecen estar garantizadas en aquellas asociaciones que cuentan con un código de buenas prácticas, la mayoría de ellas federadas. Un usuario paga, de media, unos 20-30 euros anuales por acceder al local a lo que hay que añadir el coste del consumo, que prorratea entre todos los socios los costes del cultivo. Y el código de buenas prácticas señala que no se produce marihuana a la espera de demanda sino que se hace una “previsión de cultivo”, explica Xaus. El usuario puede recoger su cantidad presentando el carnet de socio firmando la fecha y cantidad retirada. Además, ofrecen una sala en la que poder fumar la marihuana sin necesidad de tener que sacarla a la calle. Algunas también disponen de servicio médico y elaboran campañas de prevención de riesgos.

Tió, cuya federación tiene unos 60.000 afiliados, explica que a raíz del anuncio del consistorio barcelonés de investigar la actividad de los clubs existentes en la capital catalana, cada vez más asociaciones se muestran interesadas en formar parte de una asociación y “hacer las cosas bien”.

El acceso de usuarios, así como la retirada de cannabis, son dos de los puntos que están más en cuestión. Xaus, que también es miembro de Associació Cannàbica (club situado en Igualada), explica que desde la federación a la que pertenece en los últimos meses han “endurecido” el acceso y un socio solo puede avalar a un máximo de cinco amigos al año. De esta manera, relata el portavoz, evitan malas prácticas. Pero lamenta que es posible que no todos los clubs sean tan estrictos.

Veto a las malas prácticas

Las federaciones consultadas lamentan que son los clubs con código de buenas prácticas y con interés por hacer bien las cosas los que más presión policial sufren. Por otro lado reconocen que el vacío legal unido a una “falta clara de directrices” por parte de Fiscalía y Mossos d’Esquadra ha agravado la situación y facilitado las malas prácticas. La competencia desleal hacia locales de ocio nocturno, porque algunos clubs ofrecen servicios similares a los de un bar, es otro de los puntos de conflicto. No controlar el circuito cerrado de socios, ir a captar socios a la calle, no apostar por el autocultivo y comprar en el mercado negro o no llevar a cabo campañas de prevención son algunas de las malas prácticas que denuncian las propias asociaciones.

Fuente: Ferro, Lorena | Barcelona | La Vanguardia | El ‘boom’ de clubs de cannabis atrae el turismo del porro a Barcelona|19/01/2014 http ://www.lavanguardia.com/vida/20140119/54399239955/boom-clubs-cannabis-turismo-porro-barcelona.html